El presidente Juan Orlando Hernández, entiende perfectamente que en el sistema democrático es esencial una relación de confianza entre el gobernante y los gobernados y por eso desde el primer día de su mandato asumió el compromiso de adoptar las recomendaciones del Mecanismo de Seguimiento a la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción, MESICIC.

Así lo expresó el secretario coordinador general de gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, en el acto de conmemoración del Vigésimo Aniversario de la Convención Interamericana contra la Corrupción suscrita por los países miembros de la Organización de los Estados Americanos, OEA, en Caracas, Venezuela, en marzo de 1996.

El ministro señaló que la corrupción es una de las enfermedades sociales que bloquea la relación de confianza que debe prevalecer entre gobernantes y gobernados, así como la aplicación plena del Estado de Derecho.

Agregó que la OEA ha sido pionera en la lucha contra la corrupción y que el primer instrumento internacional integral en esta materia, que abarca desde la prevención, hasta la aplicación de medidas punitivas a hechos corruptos, es precisamente la Convención Interamericana contra la Corrupciön, CICC, adoptada hace 20 años.

Refirió que el convenio suscrito entre el gobierno de Honduras y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos, para el establecimiento de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, Maccih, establece la creación de la Unidad de Seguimiento a las recomendaciones del MESICIC, para la elaboración de un plan de acción para la implementación de dichas recomendaciones.

En su discurso, Hernández Alcerro, realizó una amplia exposición sobre los principales avances obtenidos por el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, durante su gestión, ya que el mandatario “ha señalado la transparencia y la lucha contra la corrupción, como uno de sus ejes fundamentales”.

Mencionó que la actual administración no solo tiene el único convenio que existe en el mundo entre Transparencia Internacional y un gobierno, “sino que tenemos resultados concretos de ese seguimiento de las prácticas gubernamentales en materia de contrataciones, adquisiciones y manejo de recursos humanos”.

Hernández Alcerro, puntualizó que, entre otras cosas, el actual gobierno ha conducido un proceso de limpieza de las planillas gubernamentales con la creación de un Sistema de Registro de empleados públicos, denominado SIREP, que permitió la reducción de 18 mil empleados innecesarios o “fantasmas”, dentro de la administración pública.

Asimismo se puso en práctica un nuevo sistema de compra de medicamentos, mediante un fideicomiso con un banco local y una comisión de veeduría social, lo que redundó en ahorros muy importantes para el erario público y en el sustancial mejoramiento de la calidad de los medicamentos comprados.

El ministro coordinador de gobierno, también destacó la emisión de una Ley de Compras Electrónicas y su reglamento; la certificación de los funcionarios públicos que compran a nombre el Estado, así como los que administran fondos y los recursos humanos de cada institución estatal

Hernández Alcerro también destacó que en el sector de obras públicas, el gobierno ha venido trabajando con la Iniciativa de Transparencia para el Sector de la Construcción, conocida como CoST, por sus siglas en inglés, lo que obliga al Estado a sujetarse a los estándares internacionales para la contratación de la obra pública.

Al celebrarse el vigésimo aniversario de la vigencia de la Convención Interamericana contra la Corrupción, el gobierno del presidente Hernández, reitera su enorme compromiso para adecentar la función pública “y seguir construyendo las respuestas de una sociedad y de un gobierno a un reto enorme que aún tenemos por delante”, manifestó el coordinador general de gobierno.