Tegucigalpa, 11 de octubre.- Particularmente satisfecho por la inauguración de la obra física del Centro Hondureño para el Niño Quemado (CEHNIQ), se manifestó esté miércoles el Secretario de Coordinación General de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, durante la ceremonia de entrega de esta edificación hospitalaria que requirió una inversión de 100 millones de lempiras y es el único de su clase en Centroamérica.

El acto fue encabezado por la Primera Dama de la Nación, Ana García de Hernández, en representación del presidente Juan Orlando Hernández.

Esta importante edificación fue construida a un costo de 100 millones de lempiras, con el propósito de brindar atención especializada a niñas y niños víctimas de quemaduras graves y severas, que en el país se registran en cantidades significativas.

Tiene capacidad para 40 camas de hospitalización y una vez habilitado, funcionará las 24 horas del día, de lunes a domingo, durante los 365 días del año, brindando atención en las áreas de consulta externa, emergencia, cirugías, hospitalización, cuidados intensivos, rehabilitación, apoyo psicológico y demás servicios auxiliares, todo acondicionado  bajo parámetros internacionales de alta calidad, como lo exige la complejidad que conlleva la atención a niños afectados por quemaduras.

Hernández Alcerro, manifestó que tiene la satisfacción de haberse involucrado en el proyecto desde su concepción, la puesta de la primera piedra “y ahora que prácticamente estamos comenzando a abrir las puertas para atender a la niñez que resulte perjudicada con quemaduras”.

Agregó que es particularmente satisfactorio saber que se trata de la primera instalación hospitalaria de su tipo en la región centroamericana “y es realmente emocionante saber que esas personitas que sufren tremendamente con quemadores ahora tienen un lugar donde podrán ser atendidas con dignidad y calidad”.

“Dios nos ha dado la bendición de ser parte de este proyecto y realmente estamos muy contentos de ver que no solamente pusimos la primera piedra, sino que también pudimos abrir la puerta para iniciar la atención de niños quemados”, dijo el ministro.

Explicó que hasta ahora se ha terminado la obra física, por lo que en los próximos meses se comenzará el proceso de equipamiento con la esperanza de que pueda entrar en operaciones a comienzos del próximo año, puntualizó el secretario de Estado.

Después de los actos protocolarios, los asistentes realizaron un recorrido por las instalaciones.